Lengua y literatura

Homenaje a la Y

Como sabréis, la RAE ha decidido que la letra “y” deja de denominarse oficialmente “i griega” para normbrarla como “ye”. Así, como lo véis. A mí me suena espantosa la pronunciación, y más aún teniendo en cuenta que la “y” no sólo se utiliza como consonante. Es verdad que en 1726 la RAE separó los usos de las íes latina y griega: decide que sólo la i latina se use como vocal. A pesar de ello, todavía hoy es posible leer el letrero “Yglesia”, en las fachadas de algunas iglesias y algunos apellidos, como Ybarra, han guardado la antigua grafía, y si no que se lo digan al de la mayonesa.

Además, no podemos olvidar la pronunciación de esta grafía cuando actúa como conjunción copulativa para unir frases o palabras.

¿Ahora en lugar de “el sol y la luna” va a haber que leer “el sol ye la luna”?

Yo creo que no se va a eliminar tan pronto la costumbre de acabar el abecedeario como … equis, i griega y ¡¡ceta!!

Pero por si llega el día en que verdaderamente hacemos caso a esta nueva norma he aquí un poco de historia para recordar de donde viene la i griega y por qué se llama así:

Proviene de la letra griega ípsilon (υψιλον) -“i larga”- , que se pronunciaba /u/, más tarde /y/ (como la u francesa o la ü alemana) y actualmente /i/. Inicialmente los romanos la transcribieron con el grafema ‘v’, hacia mediados del s. I a.C utilizaron la letra ‘Y’ para trascribir palabras de origen griego en las que se hallaba presente, por ello se corresponde con la letra Y del alfabeto latino o romano moderno. La introducción en Imperio Romano se dio en un periodo tardio en cuanto al desarrollo del alfabeto, por lo que la /y/ pronunciada como “U” produjo confusiones entre las grafías “Y” y “V”, siendo que podía hallarse la palabra “Satvra” por “Satyra” y “Svlla” por “Sylla”.

En el mundo grecorromano la letra “Y” también era conocida con el nombre de “Letra de Pitágoras” o “Árbol de Samos”, por ser esta isla la patria del del filósofo. Esta asociación se debe a la creencia de que la letra representaba de sobremanera la doctrina de Pitágoras que sostenia que todos los hombres seguían la misma senda durante sus vidas, hasta llegar al sitio donde aquella se dividia en 2 partes, el momento en que debían enfrentar una opción donde algunos tomaban la de la derecha, que es aspera y escarpada y conduce a la virtud y la sabiduría, mientras que los otros optaban por la de la izquierda, lisa y sembrada de flores, pero que conducía al abismo de los vicios.

Aunque, por lo visto, el verdadero origen del nombre se debe a una confusión porque el equivalente a la “i griega” nuestra para el griego es en realidad la “g”. Entonces, los griegos al hablar español sobre la “y” decían: “Como nuestra ge griega”; pero como el sonido vocálico es una i, los españoles la llamaron ‘i griega’. De todas formas, como se ha visto más arriba, la transcripción latina se empezó a realizar a partir de una grafía también griega, luego la confusión no es tanta. Es acertado llamarla “i griega”, más aún cuando tenemos la “i latina” que coincide en pronuncación para algunos casos de la “i griega”, como cuando actúa como conjunción copulativa.

Anuncios

Un comentario sobre “Homenaje a la Y

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s