Ramos de palabras

Reflexiones sobre el alma de la sociedad y del ser humano.

La Marimorena de San Isidro

Un día después de Navidad se reunía en el Auditorio Municipal de Miguel Esteban multitud de personas no precisamente para cantar villancicos. Se trataba de una Asamblea celebrada para aclarar e intentar resolver algunos problemas surgidos hace cerca de cinco años en la cooperativa de San Isidro, donde muchos migueletes, tanto el que más como el que menos, tiene sus participaciones. En el pueblo se ha hablado, se ha comentado y hasta se han sacado chistes que pueden resultar incluso hirientes para la dignidad de algunas personas. En estos comentarios se viene envuelto el Consejo de citada cooperativa. Cuando el río suena, agua lleva y en este caso el refrán no engaña. Francisco Javier Cantos, presidente de la Cooperativa de San Isidro reconocía durante la reunión un descuadre de 1 millón de euros no reflejados en el informe de liquidación de la campaña 2004-2005. “En el informe aparecen entregados cerca de 4 millones de euros cuando en realidad se habían entregado 5 millones, este error se sigue manteniendo, no sé cómo, en la cuenta de pérdidas y ganancias hasta detectarlo con el informe pericial en julio de este año”, explicaba Cantos. Tras un reconocimiento tan público y tan claro como se ha hecho no extrañan las conclusiones finales de la Asamblea, aunque no al gusto de todos. “Estoy de acuerdo con la celebración de unas elecciones a finales de enero o principios de febrero donde salga un nuevo Consejo y una Comisión externa o como sea que mire todas las cuentas desde 2004 hasta ahora. Esta Comisión tiene que estar respaldada por ese nuevo Consejo rector. Yo pensaba que la cosa estaba tranquila, pero como no le está, pues que salga la Comisión. Si hay una falta de confianza, lo lógico es que nos marchemos. El nuevo va a trabajar mucho mejor sin nosotros, pero antes deberíamos concluir la liquidación actual después de las vacaciones”, decía Cantos. Con esta conclusión se daba por terminada la reunión pero con algunas quejas por parte de los presentes, puesto que se podían oír claros abucheos diciendo que el Consejo dejara el barco de forma inmediata y otros en cambio que los que están ahora al frente debían mantenerse en su puesto hasta quedar aclaradas todas las cuentas y hasta que las responsabilidades queden al descubierto. Según Carlos (el portero), uno de los accionistas, “que se vayan es un error del socio. Vamos a darles tiempo, que sigan. Porque aquí hay intentos de algunos que lo único que quieren es quitarle el puesto, pero los problemas personales se resuelven fuera, en la barra del bar, aquí se viene a mirar por los intereses de todos”.

Lo cierto es que con nuevo Consejo o sin él hay una deuda que pagar. La propuesta inicial de Cantos era que cada accionista devolviera la parte que le corresponde junto con los intereses. “El Consejo rector propone una recuperación individual de cada socio”, decía Cantos, pero la propuesta fue claramente descartada por unanimidad de la Asamblea. Nadie está dispuesto a pagar una deuda, al menos de momento. Los socios buscan responsables. Juan Jiménez Carriazo, accionista, decía que “como el pueblo está muy dolorido quieren conocer los responsables, que venga una auditoría externa y que lo diga porque los que hay ahora han perdido la credibilidad”. Hay una pérdida de confianza clara y a pesar de que Cantos afirma desconocer cómo se ha mantenido el error hasta ahora, otros advierten que es “imposible” que no se hayan dado cuenta antes. “El presidente sabía que estaba dando dinero de más. Nos ha estado ocultando la verdad. Hace dos años yo se lo dije pero nadie me hizo caso y hasta me insultaron. Antes de la liquidación del 2005, el Consejo pide una póliza y esto es porque ya sabían que habían hecho una mala gestión de ventas. Esto se hace para pagar igual que El Carmen y estoy seguro que lo han repartido de más, no se lo han quedado”, advertía Tomás Martínez, accionista.

La mala gestión conocida por muchos es la retirada de las ventas de la cooperativa de San Isidro a través de la empresa Bacco. “Se nos mandó carta para salir de Bacco, pero la información no estaba clara y hubo votaciones para salirse y cuando esto ocurrió perdimos dinero”, aseguraba José Plácido Lara Artesero, accionista.

Todo el mundo comete errores y de los errores se aprende. Es duro reconocer que se está equivocado, por lo que rectificar es de sabios y también de valientes. Si la cooperativa de San Isidro ganó menos dinero por una mala gestión de ventas no debería ser una indecencia para los responsables reconocerlo. Cuando se toman decisiones de este tipo se puede ser previsor pero no adivino y es normal que haya equivocaciones. “A lo mejor no se reflejó el préstamo  porque no querían dar una imagen de desorden por una mala gestión”, afirmaba Miguel Ángel Jiménez, heredero de acciones. Es decir, si el préstamo se sacó para poder repartir un dinero y hacer creer a los accionistas que las ventas iban bien quedará en la conciencia del que haya tomado las decisiones oportunas: una la de sacar el préstamo sin consulta previa y otra la de ocultarlo. ¿Quién es el responsable directo? Es una pregunta que no tendrá respuesta hasta que concluya la nueva línea de investigación propuesta. De momento los ataques van a Cantos, que es al que le toca dar la cara pero según él “tiene la conciencia tranquila y duerme muy bien”. Marcelino Casas, accionista, defendió “que las actitudes que se están generando no van a traer buenas consecuencias y que no favorece a la cooperativa hablar mal de ella porque lo que interesa, sólo les interesa a los presentes en la Asamblea”. Es cierto que hablar por hablar no beneficia a nadie, pero hablar con conocimiento de causa previene malas acciones futuras y se es justo con las personas: a los que se les ha ocultado información, merecen que se le cuente y quien tenga la conciencia intranquila, merece ser señalado para que en próximas ocasiones se frene ante la posibilidad de que salgan a la luz malas acciones. Es necesario hablar porque en el Auditorio Municipal de Miguel Esteban no cabían todos los accionistas de la Cooperativa de San Isidro, ni todo el cogió sitio habló lo que tenía que hablar.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: