Ramos de palabras

Reflexiones sobre el alma de la sociedad y del ser humano.

Felicidad aquí y ahora

Alguien me preguntó una vez: “¿Qué es para ti la felicidad?” La verdad es que la pregunta me puso de los nervios porque son de ésas que parece que tienen una respuesta sencilla a simple vista pero que realmente son retóricas, tremendamente complicadas. He de admitir que a la vez me entusiasmó, intentar dar respuesta a las grandes cuestiones de la Humanidad es algo que me hace feliz, valga la redundancia.

“No respondas ahora”, me dijo. Pero mi mente en silencio comenzó con la búsqueda y se me vinieron a la cabeza todos mis anhelos, lo que yo quería en aquel momento. Es una respuesta que da mucha gente cuando se le pregunta por la felicidad: acabar la carrera, encontrar novio, encontrar trabajo, un aumento, tener hijos, …

Pero yo quería una respuesta más general. Me habían preguntado qué era para mí la felicidad. Sin embargo, yo misma me propuse el reto de ir más allá. Quería hacer una definición de la felicidad que abarcara el sentimiento que experimenta todo el mundo cuando la felicidad recorre su alma. “Algo imposible”, pensé, puesto que la felicidad son cosas distintas para cada persona, es un sentimiento subjetivo. ¿Imposible? Tal vez no tanto… y entonces me di cuenta que mis anhelos eran los de mucha gente. Y de pronto, se me ocurrió: ¿Qué responderá un niño a lo que es la felicidad? Entonces me di cuenta de que el problema no estaba en unificar el concepto para cada persona sino para cada edad, para cada etapa de la vida. La definición de felicidad va cambiando a medida que crecemos. Puede haber pequeñas variaciones de persona a persona según nivel económico o cultural, pero básicamente todos deseamos las mismas cosas.

Y, pensando en lo que contestarían los demás, volví a mi interior. Me había quedado intentando dar respuesta mirando al futuro. ¿Qué pasa? ¿La felicidad es algo que siempre está por llegar? En ese caso no exisitiría, nunca podríamos experimentarla. ¿Es que acaso nunca he sido feliz en mi vida? Con estas preguntas seguí buscando, esta vez en mi pasado, en qué momentos de mi vida había experimentado la felicidad. Y, la verdad, fue fácil encontrarlos. Es sencillo reconocer el sentimiento, a pesar de lo complicado que es definirlo. Mi mente hizo un “flash back”, como en las películas y empecé a recorrer hacia atrás imágenes de mi vida hasta que fui capaz de delimitar tres momentos de mi vida y además otros pequeños acontecimientos sueltos, repetitivos, que a menudo pasan desapercibidos, sin saber muy bien dónde situarlos cronológicamente. Me explicaré más adelante.

Primero analizaré los tres momentos que me llenaron de dicha. Sin duda, tengo que decir que mi hallazgo me dejó bastante sorprendida. Esos momentos no se correspondían con ninguna de los logros que había obtenido ya en mi vida y que anteriormente había estado deseando o luchando por ellos. En cambio, eran acontecimientos sencillos. El primero era un recuerdo: mi madre me tenía en brazos, me mecía y me cantaba una canción. Los otros dos no los voy a especificar, entre otras cosas porque no es necesario, aunque sí diré que en ambos estaba rodeada de mucha gente, de las personas que más quería en el mundo y por las que me sentía tremendamente querida. En uno de los acontecimientos celebrábamos algo, pero en el segundo nada, sólo estábamos juntos, hablábamos y reíamos.

Y otra vez la pregunta. Entonces, ¿qué es la felicidad? ¿qué tenían en común esos tres momentos? Esta respuesta es determinante. En cada uno de esos tres momentos en los que he sentido felicidad plena estaba dando y recibiendo cariño simplemente con palabras, miradas, voces, juegos y abrazos. No había conversaciones sobre nada en concreto, ni siquiera había que pensar lo que haces, ni lo que dices. La sola presencia de mí misma y de la gente que había alrededor, bastaba para llenar el ambiente de felicidad.

En ese caso, si la felicidad es esar rodeada de gente que quieres y que te quiere, ¿por qué no siempre que esto ocurre somos felices? ¿por qué lo primero que contestamos cuando nos preguntan es sobre lo que deseamos, lo que no tenemos? Porque lo que realmente nos hace felices es la capacidad para poder dar y recibir cariño. Por eso, aunque estemos rodeados de lo que necesitamos no nos sentimos felices: porque nos falta la capacidad para poder recoger lo que el entorno nos está brindando. Y así, buscamos en el futuro.

Y aquí viene la explicación de por qué a veces experimentamos la felicidad en esos momentos fugaces de nuestra vida, en aquellos que parecen insignificantes. Antes me refería por ejemplo al hecho de quedarte tumbada en el suelo mirando el azul del cielo en pleno verano; mirar profundamente a los ojos de un total desconocido con quien estás teniendo una conversación interesante; saborear una tortilla de patata y pensar que es la mejor que has probado nunca; quedarte un rato bajo la ducha con el agua muy caliente; sentarte en la orilla del mar, sintiendo como las olas traen y llevan la arena de los dedos de tus pies; ver una estrella fugaz o acaricar la hierba, sentir la tierra donde nace y pensar que puedes experimentar eso por el simple hecho de estar en ese punto del Universo y en ese momento de la Historia. Todas son pequeñas cosas que nos pueden pasar cada día. En cambio, a veces las percibimos sintiendo una felicidad plena y otras no. Me pregunto incluso si hay personas que pueden experimentar la feliciad en estos detalles. ¿Por qué? ¿Y qué tiene que ver esto con la capacidad de dar y recibir cariño?

La felicidad es un sentimiento que experimentamos cuando conocemos el lugar que ocupa nuestra alma en el espacio y en el tiempo. Entonces, y solo entonces, emana de nosotros una luz que nos hace capaces de ver, de percibir con los cinco sentidos la realidad que nos rodea, pudiendo así disfrutar de ella, lo que incluye a las personas y, por tanto somos capaces de amar.

Cuando dejamos de pedir para pasar a dar gracias por lo que tenemos, entonces somos plenamente felices.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: