Lengua y literatura·Valores

Crítica sobre Agosto

Vengo tan embriagada de teatro que no he podido evitar abrir la bitácora en cuanto he llegado a casa.  Gerardo Vera, director de la obra, la describe como “una metáfora de nuestro mundo”. Yo diría que más que una metáfora es un reflejo de la realidad de muchas familias. No es una metáfora, ver esta obra es mirar cara a cara a los problemas de la sociedad en que vivimos, hasta tal punto en que pienso que antes de verla, el espectador tiene que ir preparado para la autocrítica. Estamos acostumbrados a ver obras de teatro en las que se acaba llorando porque dan lástima y nos llegan al corazón las desgracias que siempre sufren otros pero cuando se baja el telón las penas se han ido.

Con Agosto, la obra continúa cuando se sale por la puerta, porque cualquiera de nosotros podría representar alguno de esos papeles en su vida. Habla de un mundo que se desvanece, una casa vieja, un hogar viejo… Sabemos que hay algo después, habrá un renacer porque los propios actores son conscientes de que en su realidad algo no va bien y luchan por cambiarlo, pero ya es demasiado tarde. Y ahí es donde está el verdadero drama, en saber que había una vida que se está extinguiendo y que no se sabe hacia dónde desembocará lo nuevo. Esta idea se complementa con la reflexión que he hecho alguna vez sobre las causas de la crisis económica que estamos viviendo: no es de origen puramente económico, va de la mano de una crisis de valores que irá a parar a la desaparición de muchos aspectos del mundo occidental si sigue este camino. Hay un momento de la obra en el que una de las hijas recuerda las palabras de su padre diciendo que el país en que viven ahora es sólo una basura y ella reflexiona y piensa que no hablaba de su país, sino de su propia casa. ¿Hablamos de la sociedad, del país, de cada familia en particular? Lo que está ocurriendo se puede aplicar a cualquier ámbito, da igual a lo que  nos refiramos, de manera que sí podemos hablar de metáfora si pensamos que la casa donde se desarrolla la obra describe la sociedad actual, pero como decía al principio también es fiel retrato de la realidad de la familia actual.

Y, para terminar hacer referencia a los actores. No he visto la versión norteamericana, pero en la española creo que es imprescindible que Amparo Baró y Carmen Machí interpretaran esos papeles, ya que es una obra donde los actores tienen vital importancia y tienen que hacerlo muy bien para que tenga sentido. Realmente se merecían el aplauso del público que ha terminado completamente en pie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s