Ramos de palabras

Reflexiones sobre el alma de la sociedad y del ser humano.

Adiós al cánnabis fuerte de los coffeeshops

La paradoja legal de Holanda en cuanto al cánnabis ha terminado por considerar el fuerte como droga dura en el país.  Se consume y se vende legalmente en los coffeeshops y, en cambio su cultivo está perseguido por la justicia. Y, como la holandesa es mucho más fuerte que la de importanción, han decidido que sea totalmente ilegal. Así que a partir de la próxima primavera, el cannabis con una concentración de tetrahidrocannabinol (THC) superior al 15 por ciento, no podrá venderse en los coffeeshops.

Esta decisión ha abierto el debate de la legalidad de las drogas que puede dar que hablar largo y tendido. Pero lo primero que hay que analizar son efectos que las drogas producen en el ser humano. ¿Es verdaderamente el cánnabis tan malo como advierte la mayor parte de los sanitarios?

Las intestigaciones apuntan a que las principales consecuencias son síntomas similares a los de los esquizofrénicos debido al THC  (estudio publicado e octubre por el Journal of Neuroscience, y efectuado por neurólogos de la Universidad británica de Bristol). Otros análisis ya habían detectado problemas pasajeros de concentración, memoria y concentración.

Aunque, claro está, hablamos de síntomas pasajeros. Además, un informe publicado en The Journal of the American Medical Association es más o menos benevolente con la planta y señala que el tabaco puede ser más perjudicial para los pulmones debido a los efectos antiinflamatorios del THC.

¿Dónde está entonces el verdadero problema con el cánnabis?

1. Una cierta predisposición genética a l esquizofrenia, unida al uso de marihuana, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.

2. Los posibles transtornos psicológicos se acentúan si el consumo se inicia antes de los 15 años.

3. Si el uso es intensivo y se prolonga más de diez años, la memoria puede dañarse de manera irreversible.

4. Los consumidores muy jóvenes tienen posibilidades de subrir problemas de memoria a largo plazo.

5. El consumo habitual puede generar dependencia y adicción entre el 7 y el 10 por ciento de los casos.

6. Los adolescentes que fuman marihuana tiene hasta un 40 por ciento más de posibilidades de sufrir depresión, ansiedad y psicosis, especialmente en el caso de las chicas.

7.  Los consumidores habituales de marihuana tienen pensamientos suicidas con tres veces más frecuencia que otras personas.

8. Su consumo se ha implicado a los accidentes de tráfico y como puerta de entrada hacia otras drogas “duras”.

Las consecuencias están sobre la mesa. Por un porro no te vas a morir, pero legal o ilegalmente, ahí están los efectos, sólo es cuestión de querer verlos.

Fuentes: Instituto Jellinek y http://www.elmundo.es/elmundosalud/2008/05/09/neurociencia/1210347648.html

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: