Personal·Psicología·Valores

Apoyándome en este punto… desde el corazón

“Dame un punto de apoyo y levantaré el mundo”, así lo dijo Arquímedes. Y yo, ¿lo haré? Es probable que no… ¡pero al fin encontré dónde apoyarme! Y aquí estoy, de pie. El mundo no se ha movido, pero yo me he levantado. ¡Cuántas ganas tenía de llegar a este punto de mi vida!

Contenta, feliz, ilusionada, con entusiasmo, con ganas. Y lo mejor de todo: llegar hasta aquí,… y resulta que ¡sólo es el principio!

Arenas movedizas, montañas escabrosas, tormentas y luchas… Y ya todo quedó atrás porque no me rendí en ningún momento.

Sé que aún queda para recoger los frutos. Mi felicidad consiste en tener la certeza de estar por la vereda que había estado buscando. Ni siquiera sabía qué aspecto tenía, sólo que la tenía que encontrar. Las sombras indicaban que la luz venía de alguna parte.

Y la encontré con un lema: “trabajar desde el corazón”.

Pasión, sí… ¡pasión! Enamorada de un proyecto. Yo he tenido la suerte de encontrarme con la oportunidad de poder dedicarme a algo que me mueve cada mañana. Y siento que respiro, estoy, vivo… en un hábitat donde me siento cómoda, un entorno que me gusta.

Así sí… Llevo muchísimo tiempo intentando disfrutar el día a día. Al fin… ¡vivo! No estoy muy segura de si esto ha sido la causa o la consecuencia. Pero tengo la certeza de que puedo, me siento capaz de saborear cada instante sin pensar en los frutos. ¿Son las circusntancias las que me hacen vivir con más intensidad o es el hecho de vivir lo que me hace ver las circunstacias de manera positiva? En cualquier caso, el camino está ahí.

Ahora toca seguirlo, caminar, mejorar, reinventarme, poner en práctica, ser, progresar. Es importante continuar creciendo porque nunca se sabe cómo puede ser de grande la próxima puerta que se abra y hay que estar a la altura, siempre.

¿Un consejo? Márcate un objetivo (real), sé tú mismo (acepta tus defectos y tus virtudes), actúa (hasta donde puedas) y lo lograrás.

Anuncios

2 comentarios sobre “Apoyándome en este punto… desde el corazón

  1. Siempre te he admirado, te tengo un gran cariño; pero nunca te lo he dicho. La verdad es que casi nunca le he dicho a la gente que más quiero, que la respeto y la valoro. Que las miro y veo un complemento de mi persona. Muy pocas veces miro con rencor u odio.
    Estoy orgullosa de hombres y mujeres (sobre todo de ellas), que se buscan, se preparan y se forman.
    Solo he conseguido en parte, algo de lo que quiero, ha sido duro, pero ha sido mi esfuerzo, sin apartar a nadie.
    Solo he conseguido algo, así que cuando veo vuestras miradas me siento orgullosa, y no solo levantáis el mundo, sois la esperanza del mundo. Un beso, Soco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s