Economía·Sociología

Cambio kétchup por salsa de soja

chinaEn Occidente no dejamos de observar con cautela los avances de países que hace unos años estaban sumidos en la pobreza y que mejoran su economía a pasos agigantados. Oriente y América Latina ya no son lo que eran. Es cierto que aún les queda mucho camino por recorrer, pero, sobre todo, los orientales están haciendo algo más que abrir tiendas de ropa y de todo a 100.

Se escucha hablar en la calle sobre China, como si se tratase de un cuento: “los chinos nos van a comer”, “de aquí a nada estamos todos con los ojos rasgados” o “el chino es el idioma del futuro”… Pero nada más lejos de ser un “cuento chino”, se están sentando las bases para que estos países emergentes tengan una base económica sólida y poder informativo.

Consecuencia de todo ello será que efectivamente nos veamos envueltos en su cultura, como ya empezamos a estarlo sin apenas darnos cuenta de forma silenciosa. Cada vez se pondrá más de moda la comida la china y cambiaremos en más ocasiones el kétchup por la salsa de soja. Por otra parte también se está poniendo muy de moda la filosofía y el pensamiento oriental. Parece que necesitemos incorporar enseñanzas distintas para ser más felices, tal como ver una crisis y una oportunidad como la misma cosa o plantearnos la pregunta “¿qué puedo sacar yo de todo esto?” en lugar de “¿por qué me pasa esto a mí?” ante situaciones difíciles.Y, sí, seguramente que nos veamos obligados a aprender su idioma ante la necesidad de relaciones beneficiosas para todos.

Esta semana ha sido muy intensa en cuanto a acontecimientos que nos deberían hacer reflexionar sobre el futuro del orden económico mundial.

Creación de Banco de Desarrollo, financiación independiente

Los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) han creado Banco de Desarrollo, con él se da un paso adelante para ponerse a la altura de Estados Unidos y la Unión Europea, es una alternativa a las instituciones de Bretton Woods, FMI y Banco Mundial.

La entidad estará destinada a la financiación de proyectos de infraestructura de los países fundadores y tendrá un capital inicial autorizado de 100.000 millones de dólares, pero también podrá ofrecer capital a otros países en vías de desarrollo como mecanismo financiero alternativo.

Por tanto, las expansión que cabe esperar para empresas de estos países es muy grande y además con autonomía propia, sin la necesidad de financiación occidental. Para bien o para mal, la mayor independencia la da el dinero.

Haciéndose con el Cuarto Poder

Oriente también llega al mundo de la comunicación. El grupo japonés Nikkei ha comprado el Financial Times a Pearson. Estamos hablando de uno de los periódicos más prestigiosos a nivel mundial de noticias internacionales de negocios y economía.

La operación se ha realizado por 884 millones de libras (1.200 millones de euros). Esta cifra valora en 35 veces el ebitda (beneficio operativo bruto antes de impuestos) de FT Group -que incluye, además, el 50% de la revista The Economist y otras publicaciones, como The Banker-.

La venta de Financial Times pone fin a 60 años de relación con Pearson, que ahora se centrará en la expansión de su negocio de libros de educación. Justo en un momento en que el mundo de la información crece a través del móvil y las redes sociales. No cabe duda de que sea cual sea su propietario tendrá que lidiar con los retos que presenta el ya no tan nuevo ámbito informativo a pesar de que el FT es uno de los medios que mejor ha realizado la transición al mundo digital. Cobra por sus contenidos online y tiene unas circulación de 737.000 ejemplares, de los que un 70% son suscripciones digitales. El periódico conserva una tirada en papel de 220.000 ejemplares, un 5% menos que hace un año.

Propietarios orientales vs cultura occidental

Y, el último acontecimiento de la semana a destacar en este post es un reflejo de cómo los orientales empiezan a jugar un papel muy importante en la toma de decisiones sobre nuestro terreno. Es el caso de la decisión que finalmente ha tomado el Ayuntamiento de Madrid sobre el Edificio España, un rascacielos ubicado en Plaza España, señalado como multifuncional que albergaba hasta el año 2006 el Hotel Crowne Plaza, un centro comercial, apartamentos, viviendas y oficinas.

En la actualidad se encuentra vacío, en desuso y en propiedad de Wang Jianlin desde 2014, poseedor de la mayor fortuna de China y propietario del grupo inmobiliario Dalian Wanda especializado en hoteles, centros comerciales de lujo y poseedor del 20% de acciones del Atlético de Madrid.

Las intenciones de Wang Jianlin han sido las de derribar completamente el edificio y reconstruir la fachada pieza a pieza, ya que según él “no existen experiencias similares de mantenimiento de una estructura de esta altura y dimensiones”, que ya tiene sus años…

Naturalmente, la propuesta de reconstrucción de la fachada se debe a su carácter protegido por el Ayuntamiento de Madrid quien finalmente no ha dado la autorización para proceder al derribo. Pero, ¿realmente hubiera sido capaz de reconstruirlo tal cual?

Dados los acontecimientos es preferible mantenerse al margen a la hora de subestimar capacidades orientales.

Fuentes: http://www.elpais.com, http://www.abc.es, http://www.expansion.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s